Por ahí nos encontramos entre familiares, rostros que apelaban memoria, cuerpos cambiando y voces olvidadas.

Sentí como un aire a Sui Generis, esas tardes tranquilas y en paz de 1972, o una infancia con melodías a Jack Brel, Piero, Eddie P. entre otros.

Un público perceptible, juventud llena de energía por bailar, fueron los espectadores de la banda Nouvelle Vague que llegó con onda como una ola desde el occidente.

Esto fue lo que vivimos:

 

Queremos agradecer a Nouvelle Vague por esta visita. Esperamos verlos pronto. Aquí pueden conocer los sonidos de esta banda.