Después de todo,

Todo es hermoso

Solo tienes que tener un interés en las cosas, ver su belleza.

Es verdad. 

las cosas son lo que son.

Un rostro es un rostro.

Un plato es un plato.

Un hombre es un hombre.

Y la vida… Es la vida.

 

     

 

Una parte importante y sorprendente de su personalidad,

que ella intenta ocultar de las miradas,

una manifestación demoniaca de sus impulsos, de sus frustraciones y deseos.

Algunas veces oscuros,

algunas veces sexuales,

algunas veces tristes.

Jamas tuve que decirle que era fuerte, ella siempre lo supo.