Memoriales de una María

Memoriales de una maria surge de la necesidad de hacerle un homenaje a mis memorias pasadas, y presentes, un diario personal que materializa los recuerdos más honestos e insistentes, es como cerrar los ojos para verse por dentro.

Empecé a dibujarme, a bordarme hiriendo la tela, lo padecí durante un mes, cada instante un balazo nuevo, una reminiscencia, el dolor de intuir que los recuerdos nunca se suicidan, o si han muerto, siguen presentes como los fantasmas.

Mis referentes primordiales: el amor que me mato, mis lecturas del tarot las palabras que hubiera querido decirle, mis visitas al cementerio, las historias detrás de los dibujos en mi cuerpo, la muerte, mi muerte.

 

Nací en Bogotá Colombia un día de los muertos, ese día hice un pacto con el arte y le entregué mi vida, desde ese momento me dedico a sanarme y a sanar a otros desde mi hogar: la guarida donde lamo mis heridas. Al final del día puedo palparme como una artista feminista de orientación espiritual.

Estoy 20 años más cerca de mi muerte, soy colombiana, de corazón paisa y esqueleto rolo, estudié las cartas, la complejidad del amor, la poesía, mi corazón, mis lesiones, mi hogar, mis muertes, la nada y hasta el color invisible.

Fotografías: Cristina Salgar Saieh